Motores de segunda mano

Las averías son males que persiguen a los coches sin importar modelo o marca, bien sea por falta de mantenimiento, descuido, malos usos y, por supuesto, por los años de servicio del vehículo. Cuando la edad le juega en su contra debe considerar todas las opciones que tenga a su favor, no ha de olvidar el mantenimiento y revisiones correspondientes o hacer reparaciones a tiempo.

Los años pasan factura

El desgaste de las correas de distribución es una de las averías que más abundan, si no se sustituye a tiempo se corre el riesgo de que se rompa, ocasionando un daño muy grave al motor. Es probable que el embrague también se vea afectado seriamente, dado que, por el uso, las piezas de frenado disminuyen su capacidad poco a poco; no obstante, la parte más seria es cuando las fallas llegan al sistema de seguridad.

Los anclajes de seguridad se deterioran y los tubos de escape, con el tiempo, tienden a mostrar fisuras. Estos últimos son los encargados de que la emisión de gases se reduzca, pero un coche viejo se hace cada vez más ineficiente, consumiendo combustible de más, e incluso cuando la contaminación es excesiva las administraciones se ven en la obligación de restringir su circulación.

Cambiar de coche es una opción que siempre está presente, tanto que la Asociación Madrileña de Distribuidores de automóviles (AMDA) establece ciertos motivos por los que es recomendable comprar un coche nuevo. El principal argumento es la seguridad, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha alertado que en la mayor parte de los accidentes mortales estaban implicados vehículos de antigüedad media.

Entre la posibilidad de ocasionar o sufrir un accidente y la antigüedad del coche existe una relación peligrosa que se puede evitar optando por un vehículo nuevo. Estos vienen con muchos y diferentes avances tecnológicos que incluyen sistemas de seguridad modernos, además de lo amigables que son con el medio ambiente.

Aunque un coche nuevo implique un desembolso mayor para adquirirlo o por el mantenimiento, suele resultar más rentable en cuanto a que no presentan tantas averías ni requieren sustituir piezas por desgaste excesivo.

Sin embargo, para algunos no hay razones que valgan para salir de su preciado coche, sueñan con que las compañías automotrices saquen de nuevo sus modelos, eso sí con las tecnologías de ahora. Si bien lo hacen, cambian su imagen y es esto lo que anhelan mantener esos usuarios aferrados a diseños de antaño. Por suerte, hay una opción y es modificar el coche.

Esto representaría un gran gasto pero hay alternativas para todo, lo principal de un coche es su máquina, para ello puede optar por motores de segunda mano, son de muy buena calidad, más económicos y puede buscarlos por Internet para hasta ahorrar tiempo.