La importación de productos alimenticios y de bebidas

Los proveedores de alimentos participan de un sector muy bien definido. A pesar de ser productos que en el punto de venta conviven con las bebidas, podemos distinguir aspectos concretos que hacen de la alimentación una categoría que a su vez se especializa en varios segmentos. Pero al igual que sucede con los mayoristas y distribuidores de otros productos, pueden trabajar para una sola marca pero también para varias de ellas.

Incluso puede darse el caso de que sea el propio fabricante el que cuenta con su propia distribuidora, aunque la tendencia del mercado es la compra por parte de unas marcas a otras, con lo que podemos encontrarnos con un distribuidor que es fabricante de cervezas, por ejemplo, pero a su vez ha adquirido una marca de refrescos y distribuye ambas marcas y bebidas diferentes, especializándose en los hábitos de consumo de distintos perfiles de cliente.

Así pues, por un lado podemos distinguir a las concesiones de las mayoristas alimentacion internacionales con sus marcas de sobra por todos conocidas. Estos distribuidores trabajan por zonas o áreas que la marca les concede y el funcionamiento es dispar, pudiendo tratarse de almacenistas con instalaciones independientes que gestionan su área ocupándose del almacenaje, reparto y cobro de la mercancía, así como de la recogida de envases vacíos. De esta manera, y gracias a la importación de productos alimenticios y bebidas, es posible disfrutar de los sabores más típicos del extranjero.

Por otro lado, podemos reconocer a los distribuidores de cerveza, un sector definido tradicionalmente, como un funcionamiento idéntico al anterior. Estas empresas especializadas en las famosas rubias pueden coincidir con ser el fabricante, pero no tiene por qué ser así siempre, y sí pertenecer a la figura clásica del intermediario que reparte una marca o varias. Ocurre lo mismo con los alimentos, existiendo así empresas cuya labor es la comercialización de embutidos, encurtidos, conservas o condimentos, entre otros.

No obstante, la especialización ofrece ventajas competitivas al empresario, y por ello algunos proveedores de alimentos únicamente se dedican al mercado gourmet, al de los dietéticos, o al de productos con denominación de origen. Otro distribuidor especializado es el que coincide con la comercialización de vinos y espirituosos, una figura también clásica que sigue desarrollando su labor de la mano de las bodegas de vinos y de bebidas como el cava y el champagne, entre otras de las bebidas más consumidas por los españoles.

Deja un comentario